Iglesias y organizaciones denuncian amenazas e intimidaciones por protección de montaña en el Corredor Seco de Guatemala

Iglesias y organizaciones denuncian amenazas e intimidaciones por protección de montaña en el Corredor Seco de Guatemala


La Coordinadora Ecuménica y Social por la Defensa  de la Vida en Zacapa y Chiquimula, denunció que el padre Mario Caná Ramírez, párroco de la Iglesia San Francisco de Asís, en el municipio de La Unión, Zacapa, ha sido amenazado por grupos que están depredando los árboles de la montaña de dicho municipio.  La denuncia se realizó tras una visita al área afectada, en febrero pasado.

Documentación de daño al bosque de la montaña de La Unión, Zacapa

El padre Mario, es un joven sacerdote católico, de ascendencia maya chortí que se ha dedicado a apoyar el trabajo de organización comunitaria para la protección del bosque municipal, de donde brotan varios nacimientos de agua que proveen del vital líquido a 500 mil personas de 4 municipios en el denominado Corredor Seco en Guatemala, al oriente del país.

“El actual gobierno no tiene énfasis ni interés en el medio ambiente” explica el padre Mario Caná, quien ha intentado acercarse a instituciones con mandato para preservar el medio ambiente, pero sencillamente no le han atendido. Esto se debe, como el  religioso explica, a intereses particulares que están influenciando a dichas instituciones. “

No me parece bien que el Instituto Nacional de Bosques (INAB), permita y haga legal la destrucción de los bosques” afirma. Y es que dicha institución tiene como mandato velar por reducir el avance de la frontera agrícola y la deforestación de tierras de vocación forestal, así como conservar los ecosistemas forestales del país.

Omar Jerónimo de la Asociación Indígena Chortí Nuevo Día, expresó su solidaridad al religioso porque lo que hace es “una forma de proteger a los niños y niñas con desnutrición, que cada vez son noticia en este país”. En esa línea, el líder indígena hizo un llamado a las instituciones como el INAB y el Consejo Nacional de Áreas Protegidas (CONAP), para que tomen acciones importantes de protección a la montaña.  “No es posible que gente como el padre Mario esté poniendo en riesgo su vida para hacer el trabajo que les toca a ellos” expresó.

“Nos unimos a este esfuerzo ecuménico, colectivo, de resistencia pacífica por la protección de los bosques y la conservación de las fuentes de agua en las montañas del macizo del Merendón, porque nos interesa mucho garantizar el agua para las presentes y futuras generaciones”

Expresó el pastor José Pilar Alvarez, de la Iglesia Luterana Guatemalteca, y agregó que “el padre Mario no está solo, estamos con él, por lo que hacemos una demanda seria al Estado de Guatemala para que proteja estos bosques y la integridad física del padre. 

Padre Mario Cana, acompañado de Omar Jerónimo de la Asociación Nuevo Día y pastor Pilar Alvarez de la Iglesia Luterana

El padre Mario Caná afirmó que su compromiso con la defensa del bosque es animado por las palabras del Papa Francisco, en la Carta Encíclica Laudato si’ sobre el cuidado de la casa común. “No soy el único interesado en defender los bienes comunales, sabemos que este es un llamado del Santo Padre de trabajar por la casa común, y es algo que hacemos no solo como iglesia local, sino que hay más iglesias a nivel nacional e internacional con este mismo interés” afirmó el párroco de la Unión.

“Mi sueño es preservar para las futuras generaciones lo que se conoce como el Oasis de Oriente, crear conciencia de que sin el bosque no tendremos vida”

Afirmó el padre Mario y agregó que las comunidades del municipio de La Unión todavía logran dos cosechas al año, lo cual no ocurre en comunidades cercanas como Camotán y Jocotán, donde la sequía impacta directamente en la falta de alimentos y la sobrevivencia de comunidades enteras.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *